Frases Suicidio Cioran Essay

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GARCÍA

 

 

 

Creo en la salvación de la humanidad, en el porvenir del cianuro.

 

§    §   §

 

La creación fue el primer acto de sabotaje.

 

§    §    §

 

La vida es etérea y fúnebre como el suicidio de una mariposa.

 

§    §    §

 

Todos los pensamientos se asemejan a los gemidos de una lombriz pisada por los ángeles.

§    §    §

 

En Shakespeare hay tanto crimen y tanta poesía que sus dramas parecen concebidos por una rosa demente.

 

§    §    §

 

Sólo Dios tiene el privilegio de abandonarnos. Los hombres únicamente pueden fallarnos.

 

§    §    §

 

El espíritu es el fruto de una enfermedad de la vida y el hombre sólo un animal enfermo. La presencia del espíritu es una anomalía en la vida

 

§    §    §

 

¡La imposibilidad de apartar lo infinito de la muerte, la muerte de la música y la música de la melancolía!

 

§    §    §

 

Prefiero que me devore un ardor de fuego interno a morir en el vacío y la resignación de los sabios

 

§    §    §

 

La conciencia es más que una espina: es un puñal en la carne.

 

§    §    §

 

Cuando se sabe de manera absoluta que todo es irreal, no tiene ningún sentido fatigarse para demostrarlo.

 

§    §    §

 

Ha habido dos cosas que me han colmado de una histeria metafísica: un reloj parado y un reloj en marcha.

 

§    §    §

 

Aunque tengo de la vida una concepción sombría, siempre he sentido gran pasión por la existencia.

 

§    §    §

 

¿Perdonaré alguna vez a la vida el hecho de encontrarme en ella como un intruso únicamente?

 

§    §    §

 

Hay en la vida una especie de histeria de final de primavera.

 

§    §    §

Todo es frívolo, incluido lo Último. Cuando se ha llegado ahí, toda interrogación capital avergüenza.

 

§    §    §

 

Habiendo agotado el contenido de la eternidad, la Edad Media nos da derecho a amar las cosas pasajeras.

 

§    §    §

 

Hace veintitrés años (en 1937) escribí todo un libro acerca de las lágrimas. Y después, sin derramar una sola, no he dejado de llorar

 

§    §    §

 

Amo la historia de Rumanía con un gran odio

 

§    §    §

 

La serenidad heroica es el privilegio y la maldición de los caídos por la vida, de los que se han desligado del ser y son incapaces de toda satisfacción y felicidad.

 

§    §    §

 

Cada revolución es heroica, y en ella entiendo toda la envergadura del heroísmo, que empieza con la brutalidad y termina con el sacrificio.

 

§    §   §

 

La razón es una puta que sobrevive mediante la simulación, la versatilidad y la desvergüenza.

 

§    §   §

 

No vale la pena molestarse en matarse porque uno siempre se mata demasiado tarde.

 

§    §   §

 

Fuera de la música, todo, incluso la soledad y el éxtasis, es mentira. Ella es justamente ambos, pero mejorados.

 

§    §   §

 

Podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho, pero deberíamos estarlo mucho más de lo que no hemos hecho. Ese orgullo está por inventar.

 

§    §   §

 

Lo esencial surge con frecuencia al final de las conversaciones. Las grandes verdades se dicen en los vestíbulos.

 

§    §   §

 

Cambiar de idioma, para un escritor, es como escribir una carta de amor con un diccionario.

 

§    §   §

 

Si no poseo el gusto del misterio es porque todo me parece inexplicable, o mejor dicho, porque lo inexplicable es mi único sustento y estoy harto de él.

 

§    §   §

 

El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida.

 

§    §   §

 

La naturaleza, buscando una fórmula que pudiera satisfacer a todo el mundo, escogió finalmente la muerte, la cual, como era de esperar, no ha satisfecho a nadie.

 

§    §   §

 

El hecho de que la vida no tenga ningún sentido es una razón para vivir, la única en realidad.

 

§    §   §

 

Un pueblo no representa tanto una acumulación de ideas y teorías como de obsesiones.

 

§    §   §

 

El paraíso no era un lugar soportable, de lo contrario el primer hombre se hubiera adaptado a él; este mundo tampoco lo es, ya que en él se añora el paraíso o se da otro por seguro. ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? No hagamos nada, no vayamos a ningún sitio, así, sin más.

 

 

§    §   §

A los últimos a quienes perdonamos su infidelidad es a aquellos a quienes hemos decepcionado.

 

§    §   §

 

Mi misión es matar el tiempo, y la del tiempo es matarme a mí. ¡Qué cómodo se encuentra uno entre asesinos!

 

§    §   §

 

Regla de oro: dejar una imagen incompleta de sí mismo.

 

§    §   §

 

Qué orgullo descubrir que nada te pertenece: ¡qué revelación!

 

§    §   §

 

Dios: una enfermedad de la que imaginamos estar curados porque nadie se muere de ella hoy en día.

 

§    §   §

 

¿Quién se revela? ¿Quién se levanta en armas? El esclavo raramente, pero casi siempre el opresor convertido en esclavo.

 

§    §   §

 

Una civilización se destruye sólo cuando se destruyen sus dioses.

 

§    §   §

 

La lucidez es el único vicio que hace al hombre libre: libre en un desierto.

 

§    §   §

Ser objetivo es tratar al prójimo como se trata a un objeto, a un muerto, es comportarse con él como un sepulturero.

 

§    §   §

 

Mientras más se alejan los hombres de Dios, más avanzan en el conocimiento de las religiones.

 

§    §   §

 

Algunos tienen desgracias; otros, obsesiones. ¿Quienes son más dignos de lástima?

 

§    §   §

 

La imposibilidad de encontrar un solo pueblo, una sola tribu donde el nacimiento provoque duelo y lamentación, prueba hasta qué punto la Humanidad se encuentra en estado de regresión.

 

§    §   §

No hago nada, es cierto. Pero veo pasar las horas lo cual vale más que tratar de llenarlas.

 

§    §   §

Según la regla de San Benito, si un monje se tornaba orgulloso, o solamente contento de su trabajo, debía apartarse de él y abandonarlo.

 

§    §   §

Siempre he buscado paisajes anteriores a Dios. De ahí mi debilidad por el Caos.

 

§    §   §

 

El día que leí la lista de casi todas las palabras de que dispone el sánscrito para designar al absoluto, comprendí que me había equivocado de camino, de país, de idioma.

 

§    §   §

 

La ventaja no desdeñable de haber odiado mucho a los hombres es la de llegar finalmente a soportarlos por agotamiento de ese mismo odio.

 

§    §   §

A veces uno quisiera ser caníbal, no tanto por el placer de devorar a fulano o mengano como por el de vomitarlo.

 

§    §   §

Nunca entenderé cómo se puede vivir sabiendo que no se es, por lo menos, eterno.

 

§    §   §

 

La filosofía sirve de antídoto contra la tristeza. Y hay quienes creen aún en la profundidad de la filosofía.

 

§    §   §

 

En un mundo sin melancolía los ruiseñores se pondrían a eructar.

 

§    §   §

 

Gracias a la melancolía —ese alpinismo de los perezosos— escalamos desde nuestro lecho todas las cumbres y soñamos en lo alto de todos los precipicios.

 

§    §   §

 

Si alguna vez has estado triste sin motivo, es que lo has estado toda tu vida sin saberlo.

 

§    §   §

 

La tristeza: un apetito que ninguna desgracia satisface.

 

§    §   §

Vivo únicamente porque puedo morir cuando quiera: sin la idea del suicidio, hace tiempo que me hubiera matado.

 

§    §   §

El deseo de morir fue mi única preocupación; renuncié a todo por él, incluso a la muerte.

 

§    §   §

 

Si exprimiéramos el cerebro de un loco, el líquido obtenido parecería almíbar al lado de la hiel que segregan algunas tristezas.

 

§    §   §

Sin la esperanza de un dolor aun mayor, no podría soportar éste de ahora, aunque fuese infinito.

 

§    §   §

Refutación del suicidio: ¿No es inelegante abandonar el mundo que tan gustosamente se ha puesto al servicio de nuestra tristeza?

 

§    §   §

 

Sólo se suicidan los optimistas, los optimistas que ya no logran serlo. Los demás, no teniendo ninguna razón para vivir, ¿por qué la tendrían para morir?

 

 

§    §   §

 

La historia de las ideas es la historia del rencor de los solitarios.

 

§    §   §

 

Un silencio abrupto en medio de una conversación nos hace volver de repente a lo esencial: nos revela el precio que hemos de pagar por la invención de la palabra.

 


El Tiempo, Colombia, 21/06/1995

La muerte fue una reiteración en la escritura del filósofo rumano Emile Mihai Cioran, quien murió ayer en París a los 84 años, víctima de la enfermedad de alzheimer.

Este es un luto para quienes siguieron sus obras, especialmente los jóvenes, que encontraron en sus desesperados aforismos las respuestas a muchas inquietudes de la existencia.

El filósofo rumano de expresión francesa se había convertido en los últimos años de su vida no sólo en un ídolo de los jóvenes estudiantes en el mundo entero, sino en un personaje novelesco muy europeo, a quien todos querían ir a visitar en su buhardilla del barrio latino.

Escuche usted, yo no soy filósofo. Hice estudios de filosofía en mi juventud, pero abandoné rápidamente toda idea de lanzarme a la enseñanza. No soy más que un pensador privado, trato de hablar de lo que he vivido, de mis experiencias personales , declaró en 1988 en una entrevista con el filósofo argentino Luis Jorge Jalfen.

Nacido en 1911 en la localidad rumana de Rasinari, E. M. Cioran llegó en 1937 a París, y desde entonces se quedó allí para siempre, salvo en los largos paseos en bicicleta que hizo por las costas del sur de Francia después de la segunda guerra mundial.

La obra de Cioran es una larga y dolorosa meditación sobre el vacío y la nada . Escribió siempre en francés, lengua que utilizó con una precisión que aún sorprende y deslumbra a los propios franceses (los críticos lo consideran, junto a Valery, el más importante prosista en esa lengua de este siglo). Escribo una prosa exange, no es un lenguaje directo. Jamás habría podido escribir una novela. Y la lengua francesa me gusta justamente porque es una lengua para juristas y lógicos , dijo.

Canoso, amante de Bach, fino, irónico, sonriente, el rumano gustaba de la compañía de los jóvenes, a quienes no daba consejos acerca de cómo vivir, pero a quienes consolaba con sus libros y su conversación, reconociendo que cada día es más difícil dedicarse a pensar, a leer y a escribir. Y es que no puedo hablar de lo que me afecta en lo mas profundo -añadía- si no es a solas con alguien: ese momento en que dos soledades pueden comunicarse .

Respecto de su vida, el filósofo rumano narró en varias ocasiones que a los 20 años ya había perdido todas las ilusiones y que su destino ya estaba sellado. Después, solo se reafirmó en su visión de las cosas.

No todo el mundo tiene la suerte de morir joven. Escribir, por poco que sea, me ayudó a pasar de un año a otro, pues cuando uno expresa sus obsesiones éstas se debilitan y en parte quedan superadas. Estoy seguro de que si no hubiera emborronado papel me habría matado hace mucho. Escribir es un alivio extraordinario , le dijo al filósofo español Fernando Savater en 1977.

Nada y así sea Si Albert Camus aseguró que el único problema filosófico que valía la pena ser planteado es el del suicidio, Cioran (en cierta medida un anti-Camus), considerado como alguien muy pesimista, salvó a varias personas de la autoeliminación provocándoles la risa, convencido como estaba de que si uno es capaz de reírse no debe desaparecer así como así.

Además del tema del fracaso, otro de los principales motores de la obra de Cioran fue el aburrimiento, el tedio, el hastío. Con los años el aburrimiento ha aumentado, este aburrimiento sin fondo. Mi madre, que fue la esposa de un sacerdote, me dijo una vez algo que jamás olvidé: si hubiera podido prever tus sufrimientos interiores, no te habría dado a luz. Esa frase me hizo mucho bien , confesó.

Irónico, escéptico, sarcástico y febril denunciador de la miseria humana, habló de la inutilidad de escribir y publicó mas de quince libros, entre estos El inconveniente de haber nacido, En las cimas de la desesperación, Breviario de podredumbre, Silogismos de la amargura, La tentación de existir, En las cumbres de la desesperanza (fue su primer libro, 1933) El libro de los engaños, De las lágrimas y de los santos, Historia y utopía, La caída en el tiempo y Desgarradura.

Fernando Savater tradujo su obra del francés, lo que sirvió para introducir sus acerados aforismos en el ámbito hispanoamericano. Sin embargo, Cioran en los últimos años había dejado de escribir. Según explicó a un amigo rumano, siento una disminución, una baja de intensidad y, por otra parte, todo el mundo escribe libros y eso me termina de asquear .

Cioran decía que su inclinación por la filosofía surgió en las largas y terribles noches de sus insomnios a los 20 años, cuando lo único que lo consolaba era la compañía de alguna mujer en un cabaret.

No forjó en sus libros sistema de pensamiento alguno, gustaba de los místicos españoles y de William Shakespeare, se nutría del pensamiento budista, admiraba a Jorge Luis Borges, a Samuel Beckett, a su compatriota y amigo Mircea Eliade, el historiador de religiones, y al dramaturgo Eugene Ionesco.

Los filósofos escriben para los profesores, los pensadores para los escritores (…) En Alemania se mira por encima del hombro a los pensadores. Por el contrario el filósofo es alguien bien considerado: ha construido un sistema, tiene el privilegio de ser ilegible. En Francia el escritor es dios, también el pensador en la medida en que éste escribe para el otro , dijo en otra entrevista.

Antes de ser célebre (es decir leído y traducido y por ello mismo apto a ganarse la vida gracias a la escritura) Cioran pasó muchos años oscuros, en los que con secreto orgullo escribía para él y algunos amigos e iba a los cocteles para beber vino gratis.

Para él no había diferencia entre el ser y la nada: la nada impregna el ser como la muerte anida en toda vida . Una recién aparecida primera edición de sus obras completas lleva anexo un elocuente glosario de sus temas: melancolía, hastío, fracaso, lucidez, suicidio, nada…

Aforismos de Cioran – El aforismo es un fuego sin llama .

– París es el único lugar en el que la desesperación es agradable .

– Desconfíen del rencor de los solitarios que dan la espalda al amor, a la ambición, a la soledad. Se vengarán un día de haber renunciado a todo eso .

– Las especies animales hubieran durado millones de años si el hombre no hubiera acabado con ellas, pero la aventura humana no puede ser indefinida. El hombre ha dado ya lo mejor de sí mismo. Todos sentimos que las grandes civilizaciones han quedado atrás. Lo que no sabemos es cómo será el fin .

– La creación es un sabotaje definitivo .

– La peor desgracia que le puede ocurrir a un escritor es ser comprendido y la consagración es su peor castigo .

– Para ser libre marca distancias, desconfía del tiempo y de los horarios .

– Cada individuo, como cada época, no es real más que por sus exageraciones, por su capacidad de supervalorar, por sus dioses .

– Cuando el hombre haya alcanzado el objetivo que se ha propuesto, dominar la creación, quedara vacío, será a la vez Dios y fantasma .

– Escribir una visión afortunadamente falsa de la realidad que nos coloca por encima de lo que existe y de lo que nos parece existir .

Curtir isso:

CurtirCarregando...

One thought on “Frases Suicidio Cioran Essay

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *